Resistencia ancestral

            En televisión, en la farmacia o dicho por tu propio médico, puede que te llegue unantibioticos mensaje muy importante con respecto a las medicinas: ¡No te automediques! Puede que te parezca una tontería pero esta actitud es muy grave por dos razones principales: la primera es que si no eres del ámbito sanitario o farmacéutico, el efecto de la droga (sí, sí, como lo oyes) que te vas a tomar no lo conocerás bien y no sabrás si tiene interacción con otras sustancias que puedes estar tomando, tampoco conocerás cual es la dosis efectiva real o tan si quiera si lo que te vas a automedicar sirve para lo que quieres tratar.

            La segunda, y mas importante a la larga es que desde que aparecieron los antibióticos, su concepto, cien años atrás, hasta ahora, y aunque hemos ido desarrollando estos “venenos selectivos” tan rápido, que a Ehrlich se le iluminarían las patillas de las gafas (que de él ya hablaremos otro día), las bacterias se adaptan de una forma hiper-eficaz, tanto que el hecho de que tu te tomes un antibiótico sin tener que hacerlo crea miles de oportunidades de generar una nueva cepa resistente a ese antibiótico; y por lo tanto, en un hipotético caso, al final existirá una serie de organismos patógenos panresistentes (esto es, que no hay nada que acabe con ellos, casi como Rambos microscópicos)

            A los biólogos siempre les ha fascinado esta capacidad de resistencia por que, “en unos cuantos años de guerras químicas con estos bichos, ya han aprendido como ganarnos antes de si quiera dominar nuestras propias armas”. Pero, recientemente en Nature, se ha publicado un descubrimiento más que interesante al respecto y es que el equipo de G. Wright, de la Universidad de McMaster, en Canadá, ha encontrado evidencias en el hielo de que los genes resistentes a la vancomicina, un antibiótico bastante común en nuestros hospitales y farmacias, existían en bacterias que convivían con, por ejemplo el mamut, es decir ¡hace al menos 30.000 años!.

            Por tanto jugamos a un juego en el que los microorganismos nos llevan ya algo de ventaja, lo que explica la rápida adaptación y resistencia que presentan muchos de los patógenos a los que nos enfrentamos. Según los investigadores, este descubrimiento nos permitirá afrontar el diseño y estudio de los antibióticos con nuevas perspectivas. Yo, particularmente lo encuentro muy interesante pero que tan solo saca a relucir lo que ya parecía evidente. Los seres humanos, cada vez mejor, dominamos el arte de la genética y la ingeniería celular y molecular, pero desde luego, en comparación con microorganismos que llevan peleándose con la vida varios cientos de millones de años, nos quedamos un poco en mantillas.

            En mantillas pero aquí, eso sí.

+INFO

C11083101

3 comentarios en “Resistencia ancestral

  1. Disculpa la ignorancia, pero no acabo de entender el punto. No todas las bacterias sucumben ante todos los antibióticos, por eso hay diferentes tipos de antibióticos. ¿Qué significa que una bacteria fuera resistente a un antibiótico que no existía?

    1. Es una muy buena pregunta. Primero una aclaración: La Vancomicina es un antibiótico segregado por Nocardia orientalis, de forma natural, que ya existía antes, pero lo importante no es esto.

      Las resistencias y los biocidas son elementos generados casi por total azar en la naturaleza, es una especie de ensayo y error permanente, (a grosso modo es una de las grandes herramientas de la evolución) esto quiere decir que no es que fuera resistente a un antibiótico que no existía, siguiendo un hipotético caso, sino que tenía una información, como mucha de la que se posee en el mundo bacteriano, que no es directamente útil hasta que te topas con la propia utilidad.

      La verdad es que en esto hay años de discusiones con los biólogos evolutivos por delante, pero siguiendo el burdo ejemplo, es como encontrarte con una pieza “que ya te servirá para algo” y unida a muchas otras y muchos cambios, esa pieza pasa a ser la característica que te permite estar por encima de muchos otros que no poseen esa pieza. No se si me he explicado bien. (es una de las razones por las que nunca podría ser profesor, o tal vez sí, pero uno muy odiado 😀 )

Deja tu comentario!