Esas ponzoñosas ratas

    ¿Sabéis que solo hay un par de mamíferos venenosos?, que me suenen ahora los ornitorrincos machos, las musarañas acuáticas y los almiquíes. Cómo no esperas encontrarte un almiquí en tu cama a no ser que vivas en el caribe, te diré, por inquietarte, que también existen las ratas venenosas. Sí, un roedor que puede envenenar a otro ser vivo.

     Pero eso no es lo interesante del asunto, lo gracioso es que las muy malditas preparan el veneno y lo untan en unos pelos especiales que solo se disponen de forma ofensiva cuando se sienten atacadas.

   Según las investigaciones de Jonathan Kingdon, el Lophiomys imhausi o rata crestada africana, busca la corteza de un arbolito llamado Akocanthera y la masca para preparar el veneno que contiene (ouabaina, un glicósido cardíaco que inhibe la bomba Na-K), y lo aplica en una parte especial del pelaje, cuyos pelos se encuentran perforados y absorben el líquido.

     Cuando es amenazada, aparte de reaccionar violentamente, como todas las ratas, dispone estos pelos, mas duros, de manera que laceran la piel y pueden envenenar al atacante.

     Este comportamiento nunca antes ha sido observado en mamíferos, y mucho menos en roedores por lo que es una autentica curiosidad. Además, todavía queda por descubrir como funcionan las glándulas salivares o qué mecanismos tiene Lophiomys para resistir la ouabaina.

     Ciertamente tampoco esperarás encontrarte una rata crestada africana en tu cocina pero si lo hicieras, y va masticando algo, lo mejor es dejarla en paz.

+INFO

C11081101

Deja tu comentario!