Mi hermano Neandertal

    Siento no disponer de mucho tiempo estos días para escribir. Los exámenes se acercan y mi conexión a internet se aleja a medida que me preparo para volver a casa tras este genial verano. Lo bueno es que de vez en cuando puedo encontrar algo de tiempo y “banda” para leer noticias muy interesantes.

    El homo sapiens es, digamos, el primate homínido dominante, pero hubo un tiempo en el que convivía con otros muy parecidos, como el neanderthalensis, y sólo desde muy recientemente se piensa que sapiens y neandertales hibridaron (esto es, ejem ejem, tuvieron hijitos).

     La razón de la desaparición de los neandertales está todavía en el foro de debate, puesto que, entre otras cosas, físicamente parecen mejor preparados que la especie humana. Sin embargo todo apunta a que un problema en la adaptación a los climas hace 30.000 años, cuando las glaciaciones gastaban bromas pesadas (que no fueron las últimas, ojo) acabó con esta especie que fue desplazada por los sapiens y la presión que ejercían sobre su ecología.

     ¿Pero desaparecieron realmente?, recuerdo a mi padre decir que si algún científico buscara en las huertas cercanas, no estaría tan seguro. El caso es que desde hace poco, como decíamos, se encontraron evidencias de un intercambio genético entre neandertales y sapiens, pero es que además, y aquí está lo interesante, muy recientemente se ha publicado un estudio en el cual se describe una posible nueva especie, el “hombre de denisova”, hermana de los neanderthalensis cuyo aporte genético al acervo humano es una importante región genética de nuestro sistema inmune, para ser mas “técnicos”: nada mas y nada menos que, la región ancestral del actual complejo mayor de histocompatibilidad, la región encargada de codificar los HLA, o antígenos leucocitarios humanos y que son un componente esencial para el funcionamiento de nuestras células NK (“natural killer”) que se encargan de un primer ataque, supresión rápida de patógenos y, muy importante, eliminar células tumorales o potencialmente peligrosas.

     En otras palabras, según el estudio de Abi-Rached y su equipo, publicado en la “Science”, le debemos al “homínido de denisova” una de nuestras principales herramientas de defensa inmunológica.

    Y nosotros que no queríamos, ejem ejem, hibridar con neandertales, anda que sí…

+INFO

C11083001

Un comentario en “Mi hermano Neandertal

Deja tu comentario!