Los pepinos alemanes

Ante mi imposibilidad, por el tiempo que tengo últimamente, no tengo mas remedio que rescatar alguno de los escritos que no he llegado a utilizar. Bueno, mas vale mermelada de ayer que aire de pasado mañana…

El 22 de Mayo de éste año (2011) salta la alarma en Alemania: al parecer tienen una epidemia en ciernes.

La propia ministra de Sanidad de Hasburgo, Cornelia Prüfer-Storcks, declara que se ha detectado un brote de intoxicación por Escherichia coli que está resultando mas severo y peligroso que de costumbre. En pocos días se suceden varias muertes por el síndrome Ureo-hemolítico (en inglés HUS), y no se duda en afirmar de donde viene tan terrible Bacteria: lleva traje de flamenca y viaja en pepino.

Pero, ¿qué demonio es éste?, ¿de dónde ha salido y por qué se empeña en hacernos daño?, me refiero por supuesto a E.coli, no se me vayan a enfadar los defensores de la Sra. Cornelia. Vamos a explicarlo de forma rápidita y clara.

Todavia no has dicho nada sobre la Ecoli esa…

Perdonen una corrección E. coli, la microbiología con propiedad, me enseñó un profesor mío. Pues este bichito no es mas que uno de tantos otros que abundan en nuestros intestinos. Sí, sí, en el suyo también. Nuestro aparato digestivo se encuentran entre 10 000 y 10 billones de microorganismos por mililitro. Son tantos que puede formar hasta el 50 % del peso de… bueno, de eso que deja cuando usted va al baño.

Y además, son invitados, es decir, vienen de fuera y se quedan a cenar todos los días, no son parte de nuestro cuerpo. Eso sí, los necesitamos, a esta relación se le llama simbiosis, ellos se encargan de hacer y producir cosas que nosotros no podemos como las vitaminas B12 y K por ejemplo.

La E. coli es uno de los habituales en estas fiestas, aunque en cantidades más pequeñas que otros, debido a las características del estómago. Entonces, ¿por qué hay una epidemia de algo que ya teníamos desde antes?

Haciendo una analogía bastante “gruesa” podríamos pensar en los perros. Los perros son todos perros, pero existen distinta raza de perros con sus características distintas, mas grandes, mas pequeños, con diferente pelaje… Pues, aunque no es lo mismo, podría decirse que las E. coli, son todas E. coli, existen distintas “razas” (cepas o serotipos), con diversas características. Entre ellas la capacidad de ser Patógenas o no, o el ser mas resistentes a un medicamento u a otro.

Entonces esta Ecoli es una de esas “mala”

Pues sí, y además Muy mala. Pero tranquilos, que no hay por que preocuparse. De primeras.

Existen hasta seis tipos de E. col patógenas, y se clasifican según sus características y efectos, todos creadores de enfermedades más o menos graves. Estos son los principales causantes de la denominada diarrea del viajero, o muchos casos de cólera y disentería (ya que los principales causantes son otros microorganismos llamados V. cholerae y S. dysenteriae). Entre ellos hay dos que cuajan muy bien con lo estudiado con esta cepa de E.coli la denominada E.coli Entero-hemorrágica (ECEH) y la Agregativa (ECEA).

La primera produce una toxina muy agresiva (la Toxina Shiga o verotoxina), que provoca una diarrea sanguinolenta y que ataca al riñón, y también a los sistemas nervioso y circulatorio. Esto provoca trombos y anemia por hemólisis, esto es, perdida de glóbulos rojos y formación de coágulos muy peligrosos que pueden derivar en daños severos e irreversibles en el sistema nervioso y renal (Síndrome ureo-hemolitico o SUH), o incluso en la muerte. Esta toxina es muy específica, una auténtica señorita que se ceba con las células humanas.

La otra cepa no se queda corta, aunque no es tan agresiva. Se unen a las paredes del intestino pero no invaden, no se meten en la célula, y desde ahí hacen de las suyas, produciendo otros compuestos que nos provocan diarreas acuosas pero sin inflamación ni fiebre, cosa que ayudaría a desembarazarse de estas bacterias.

Generalmente hace falta una gran cantidad de estas bacterias para que resulten verdaderamente tóxicas ya que nuestras medidas de defensa naturales hacen su trabajo perfectamente, y si no lo hacen bien, como en el segundo caso, pues con unos días de diarrea y tratamiento, volvemos a esta tan panchos.

Pero, aquí llega esta cepa malvada, la llamada O104:h4, por su serotipo, la cuál ya se conocía de antemano, es decir, ya se había visto por Europa, pero era inofensiva, y ahora esta cargadita de malas intenciones y con nuevas habilidades.

Resulta que ahora produce la Toxina Shiga que os comentábamos antes y además tiene la habilidad de saltarse los procesos de defensa bastante bien. No solo eso, sino que ademas parece ser resistente a muchísimos de los antibióticos conocidos y de uso médico, lo que la convierte en un enemigo formidable. Es mas, generalmente estas E. coli afectan principalmente a niños y solo entre un 5 y un 10% de los afectados desarrollan el SUH, muy peligroso, pero en este caso hasta el 25% de los afectados lo han sufrido con graves consecuencias.

¡¿De donde sale algo así?!, ¡Empiezo a estar preocupado!

Calma, calma. que no todo es malo. En primer lugar, si se te ha pasado por la cabeza que esto es una maquiavélica conspiración de un laboratorio o un terrible error médico, me temo que vas desencaminado. Podemos decir que E. coli es una bacteria bastante promiscua, le gusta “intercambiar” su material genético, y con él sus propiedades, con otras E. coli del vecindario. Y además muy, muy, muy a la ligera.

Tras un estudio pormenorizado paralelo en China y en Alemania, se confirmó lo que mas se temía: esta cepa contenía las propiedades de los dos grupos antes descritos, pero no queda claro quien le pasó las propiedades a quién, cosa que es, a nivel microbiológico un dato muy importante. El problema principal de este síndrome es que la administración de los pocos antibióticos existentes provoca la liberación de más toxina, lo que puede resultar fatal, y su eliminación se hace especialmente lenta y peligrosa.

¡Pero tranquilos!. Vale, es una cepa que se las trae, pero no es razón para sobre-preocuparse. Primero por que el brote, aún a pesar de lo que se decía en principio, parece ser que viene de Egipto, transportado en brotes tiernos y semillas especiales de ese país. Y segundo, por que con unas buenas medidas higiénicas, esto es, lavarse tras ir al baño, tratando la verdura cruda con un antiséptico comercial (de los que venden en el súper) o cocinando, pero bien cocinada, la comida, estamos completa y absolutamente a salvo.

Entonces, ¿puedo comer pepino o no?

Y lo que usted quiera, recuerde las medidas de higiene y recuerde, si puede y le preocupa, cocinar bien los alimentos, ya que nuestra amiga E. col no resiste demasiado bien el calor.

Tengamos en cuenta que ha sido un caso grave con, a estas fechas, 48 defunciones, casi 4200 afectados, y unos 850 con SUH, pero no sale de un gran caso aislado, hablando de probabilidades, la probabilidad de resultar intoxicado es de un 0,005% (como comprenderá un número irrisorio) y aún menores de sufrir SUH con consecuencias graves o letales.

Pero no solo la E. coli ha resultado dañina en todo este asunto, si me permiten la opinión, y con todos mis respetos a las víctimas. La decisión, posiblemente política mas que de condición sanitaria, de acusar publica y abiertamente a la producción española de frutas y hortalizas por parte de una figura tan prominente como es la ministra de sanidad, y mas aún teniendo en cuenta, según dicen las malas lenguas que ni si quiera ha pedido disculpas particularmente, y sin la certeza ni las pruebas adecuadas, lo que ha provocado una drástica perdida económica en este sector y que a engrosado las listas con mas de 4000 nuevos parados y las consecuencias a largo plazo que esto tendrá, suponen una dramática situación aquí en España, posiblemente mas acuciante que la amenaza de intoxicación que sobrevuelan nuestros alimentos.

Sea como sea, no es cuestión de darle mas vueltas al asunto, a no ser que sea usted un microbiólogo, en cuyo caso le animo a participar en este interesante tema. Y si no lo es, y además, la Escherichia coli le importa tres pepinos, sepa usted que puede comérselos sin miedo y cuando quiera. Eso si, recuerde lavarse las manos después de ir al baño.

¡ahí queda eso!