Peste negra, genética, el imperio Bizantino y otras historias

Anno domini 541. La peste alcanza su climax, y aunque no podemos confirmarlo, se dice que mata a mas de 10.000 personas al día. Que se dice pronto. Justiniano, el emperador de Bizancio está desesperado, entre bárbaros, hambruna y enfermedades,

sus ideas imperiales empiezan a caerse. Es la primera gran pandemia de peste recogida por la historia. Evitó que el imperio bizantino conquistara europa, diezmó a la población salvajemente y no se salvaron ni nobles ni papas de su virulencia. Estuvo dando vueltas por los puertos del mediterráneo hasta el 767.

1348. Un barco llega encalla en la laguna de Venecia, cerca al puerto. Se ve incluso desde la “Piazza di San Marcos”. No lleva ningún tripulante vivo. Pero esto no es nuevo, la Peste negra ya lleva un tiempo matando a la gente por toda Europa. Acabó con unos 25 millones de personas en occidente y unos 35 en oriente. Estuvo pululando en “oleadas mas suaves” hasta 1490.

2011 E.v. (era vulgaris, ¿cómo te quedas?), actualmente, la peste bubónica afecta a unas 2000 personas a diario. Por suerte nuestros conocimientos médicos y microbiológicos permiten una identificación rápida y un tratamiento antimicrobiano excelente. En ocasiones sigue siendo mortal.

¿El culpable?, un diminuto enemigo: Yersinia pestis. Una enterobacteria como otra cualquiera, pero con molestos hábitos de propagación. Ésta pasa al humano procedente de la “Rata negra” (Rattus sp.) a través del “vector” Xenopsylla cheopis, la pulga de la rata. Al picar, transmitía la enfermedad, pero claro, el que te picara una pulga en aquellos tiempos, no era para morirse. ¿O sí?. El que este microorganismo sea patógeno virulento o no depende de que posea en su carga genética la capacidad de resistir y expandirse a través de los múridos y también del cuerpo humano. El caso clínico mas general consta de formación de “bubones” o hinchamiento de los ganglios linfáticos, lo que da ese aspecto abultado a la piel y la septicemia, o infección generalizada. Y, finalmente, si no se trata, se abren llagas, pústulas, y causa la muerte por infección general. Todo con muy mal olor.

Ahora, en 2011, el equipo de Schuenemann y Bos han descifrado el genoma del microorganismo que tanto daño hizo, tomando muestras de los dientes de distintos enterramientos asociados a los muertos por la peste negra. Comparando la secuenciación con el genoma de las bacterias actuales y con evidencias de la plaga de Justiniano se ha levantado en gran medida la controversia que venía dando guerra a historiadores y biólogos. ¿Fue la plaga de Justiniano causada por Pestis?, Y ¿por qué resultó tan virulenta y mortal la plaga medieval en comparación con los brotes modernos?

La respuesta a la primera pregunta es que parece ser que… no. No fue Pestis. La biología, aunque es difícil de precisar, la virulencia y los periodos de incubación, según los registros, avalaban la hipótesis de otro patógeno causante de la pandemia del siglo VI, y las comparaciones genéticas, han certificado dicha relación, o falta de relación mejor dicho.

¿Y la segunda cuestión? Ésta tiene mucha miga. El estudio ha sido tan exhaustivo que ha permitido que los investigadores trazaran el árbol genealógico del causante de la peste bubónica y han llegado a varias e importantes conclusiones: La bacteria ya mutaba durante la pandemia, que por otra parte, y mas conociendo la promiscuidad de las enterobacterias, resultaLos enterramientos de "East smithfield plague pits" un evento fenomenal para mutar y mutar. Como una gran fiesta a nivel mundial donde conocer Yersinias nuevas y esas cosas. Pero sólo hay pequeñas diferencias entre la Yersinia medieval y la actual, (unas 97 pares de bases en total, de los 4,6 millones presentes en Yersinia pestis) y además no influyen en las regiones que le proporcionan la virulencia. Su gran mortalidad, como comentaban en algún artículo los propios autores, es difícil de deducir ya que no podemos ver la etiología y biología de un bicho que lleva muerto varios cientos de años, pero por los datos obtenidos, es bastante probable, casi seguro, que se debiera a una cuestión socioeconómica más que bacteriológica.

Un clima más frío, el hambre causado por las perdidas de cosechas, una falta de higiene prominente, la convivencia con animales y comida sin medios ni precauciones… en fin, una población con mala salud, sometida a un estrés medioambiental fuerte y sin conocimientos sobre la enfermedad, y una buena carga de superstición y conductas erróneas (buscad sobre los “miasmas” o los “Médicos de la peste negra” y el por qué de su curioso atuendo si os apetece) es más que suficiente razón para explicar como esta enfermedad diezmó la población europea allá por el siglo XIV.

Como hemos dicho antes, hoy día sigue afectando a mucha gente, y en lugares que os sorprendería, pues no creáis que Europa o América se libran de la peste bubónica, pero, gracias a investigaciones como esta y otras de corte más medico, la tenemos bien controlada.

Y no solo eso, este tipo de investigaciones muestran lo útiles que pueden resultar los conocimientos y aplicaciones genéticas en campos tan aparentemente dispares como la historia, resolviendo crímenes genocidas de hace cientos de años, perpetrados por diminutos asesinos. O aclarando como el pobre Justiniano no podrá echarle la culpa a la peste negra por no conquistar Europa. Pero no solo cosas malas, la peste está fuertemente relacionada con el surgimiento de el renacimiento, ¿sabéis por qué? Pues otro día lo contamos. Prometido ;)

+INFO

ResearchBlogging.org

Share

5 pensamientos en “Peste negra, genética, el imperio Bizantino y otras historias

  1. Santi algo has tocado en la emision de rss que ahora (por fin) me llega el articulo completo y no el resumen! que gusto mucho mejor y mas apetecible para leerte :). Gran articulo… lo de los “miasmas” me ha llegado al alma jajajaja. Ya te contaré porque jajajaja

    • Si, lo he puesto para que salga completo, pero no me gusta como formatea el rss, creo que seguiré haciendo pruebas. Cuando te pille me tendrás que contar lo de los miasmas, por que me has dejado intrigado xD

  2. Pingback: Peste negra, genética, el imperio Bizantino y otras historias

  3. Pingback: Enlaces yuriesféricos del 17/10/2011 | La Yuriesfera

  4. Pingback: Peste negra, genética, el imperio Bizantino y otras historias

Deja tu comentario!