El Test de la Rana

La joven alzó sus vista tímidamente por encima del doctor, que le daba la espalda y manoseaba algo húmedo afanosamente. Le dio una vuelta, le dio otra, apretó ligeramente una parte y un montón de pequeñas bolitas comenzaron a salir.

El médico le mostró la rana con una sonrisa de oreja a oreja, estaba desovando, forzada por la mano del hombre. -¡Enhorabuena!-, dijo, – Está usted  embarazada…-

No es ciencia ficción, no. Ni un cuento. Bueno, un poco literario sí que lo es, lo admito. Probablemente, si el lector es latinoamericano, todo esto ya lo conozca, pero a los europeos, este test de embarazo nos ha pasado desapercibido. Por supuesto os hablo del Test de la Rana.

 

Este test fue desarrollado allá por la década de los 30, en el florecimiento del estudio hormonal. Los científicos se lanzaban como locos a probar bioensayos con animales y hormonas de todo tipo, de manera que no tardaron en llegar a Xenopus laevis, efectivamente, la rana de uñas africana ( 😉 ), donde se observo que inyectar la orina de la mujer en su sistema provocaba el desove, es decir, que soltara los huevos.

Este método fue optimizado ya que supone un método efectivo, rápido, barato y “reutilizable” (¡válgame Darwin!, si las ranas hablaran), y utilizado masivamente por toda Latinoamérica. Podemos reseñar el Test de Galli Manini, desarrollado por el médico D. Carlos G. M. y que fue todo un estándar en los ‘50 Argentinos. Es a partir de los setenta que los test de embarazo inmunológicos van poco a poco introduciéndose en la sociedad, de manera que le han quitado un poco el encanto a la cosa, por suerte para la rana.

Me llamó la atención un elemento tan curioso de nuestra medicina moderna, que casi parece chamánico, y es que no puedo evitar recordar a las egipcias y los sacos de trigo y cebada. ¿ah, que tampoco conocéis el método? Bueno, pues creo que esta vez me lo guardaré para otra entrada. Será divertido dedicarle un artículo solo a repasar esta maravilla de recibir noticias, así que ¡estén atentos!

Y portaos bien, que no siempre se tiene una rana a mano.

+INFO

C11122101

4 comentarios en “El Test de la Rana

  1. Pingback: El Test de la Rana
  2. Hola! Soy un nuevo lector que, tras leer esta entrada, ha buscado como loco la que debias haber hecho sobre las egipcias y el trigo y la cebada. Como no la he encontrado… te recuerdo que se la debes a tus lectores!!!

    1. Jajaja! Las promesas no se rompen, así que sin más remedio tendré que hacer la entrada! A ver si puedo escribirla dentro de poco, no tardaré demasiado, prometido (Oh!).

      Me alegro de que te pases por el blog, ¡disfrútalo!

Deja tu comentario!