Robobee, el robot volador más pequeño del mundo

Robobee

Robobee. Fuente: Robot Insider

Un Robobee o Roboabeja, como cabría traducirlo, es precisamente un pequeño robot cuyo diseño está inspirado en el de estos animales. Estos delicados robots son apenas del tamaño de un pulgar y mucho más finos, pudiendo confundirse perfectamente con un insecto cuando alzan el vuelo. Por que sí, el Robobee puede volar y ser controlado a distancia para diversas tareas. Para ello el Robobee lleva ya más de 12 años de investigación tras sus alas, un estudio que ha conseguido romper con algunos de los retos más difíciles de la era de la micro-robótica.

Entre estos retos se encuentra la capacidad de construir a escala sub-milimétrica una serie de músculos artificiales con los que mover las alas de Robobee más de 120 veces por segundo. El pequeño tamaño del robot ha necesitado de una adaptación constante de las fuerzas y los materiales que participan en el manejo de Robobee, cuya finalidad es servir como un robot minúsculo, completamente autónomo y que funciona en enjambre o con las reglas de una colmena. Este precisamente ha sido otro de los grandes desafíos que ha supuesto Robobee.

Pero finalmente, el equipo de Harvard tras la investigación ha conseguido lo que se proponía, y muchos de los estudios presentados, fruto de la dura investigación muestran como estos pequeños robots pueden trabajar a conjunto y de forma sinérgica. De hecho, el resultado queda patente en Robobee, el robot volador, inspirado en un insecto, más pequeño del mundo. Desde la polinización artificial, hasta la búsqueda y rescate, exploración de ambientes hostiles o para tele monitorización, Robobee parece tener un gran futuro por delante.

+INFO

Deja tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.