Divulgación científica

Romper barreras en la divulgación científica

¿Sabéis? Tengo que admitir que a veces me cansa un poco la cantinela de la divulgación científica que habla de “llegar a todo el mundo”. A mi, particularmente (que soy un poco clásico) me gustan ciertas cosas de la divulgación y odio otras. Pero si algo me ha enseñado durante todo este tiempo el estar en contacto directo con la gente es que solemos estar muy equivocados. Me refiero a los científicos y divulgadores. Sí, sin duda.

Confundimos lo que no nos gusta o lo que no entra dentro de nuestros límites con “mala divulgación”He detectado, en muchas ocasiones, que confundimos lo que no nos gusta, lo que no queremos o lo que no entra dentro de nuestros límites con “mala divulgación” (o no divulgación científica). Y criticamos a discreción. Estoy totalmente convencido de que tenemos que cambiar nuestro pensamiento más interno y dejar de lado palabras como “rigor”, “referencias”, “datos” y demás.

No todo tiene que ser riguroso

Quieto, ¡quieto! Todavía no te vayas a los comentarios. No quiero decir que no haga falta ser riguroso o apoyarse en evidencias para hacer divulgación. Lo que quiero decir es que no siempre hace falta. Y esto se debe, básicamente, a que no todos los formatos son iguales. Es algo tan sumamente obvio que se nos olvida. Para que me entiendas, hace poco escribía una pequeña reseña sobre Super Science Friends. En mi opinión esta serie de animación es, sencillamente, genial.

Y, además, es un ejemplo increíble de divulgación científica. ¿Cómo? ¿No estás de acuerdo? Te aconsejo que leas la reseña. Pero si no te apetece, te haré pequeño resumen:

  • Super Science Friends coge un montón de clichés, un puñado de hechos científicos y muchos sucesos históricos, los mezcla, los colorea con un tono ácido, absurdo además de políticamente incorrecto y te la sirve como una serie de animación clásica. Lo que no sabes, mientras la ves, es que las referencias chistosas que saltan constantemente en realidad enmascaran esos hechos históricos y científicos, abriendo paso a la curiosidad y el interés del espectador.

Super Science Friends, sin embargo, no es nada rigurosa. Ni mucho menos. De hecho, viola (no existe palabra mejor para describirlo) deliberadamente la rigurosidad en más de una ocasión. Pero eso no merma en absoluto la capacidad de llegar al público e invitarlo a aprender más sobre la realidad científica. Todo lo contrario. Esta serie consigue atraer a un público completamente diferente, diverso y que nunca, y digo nunca, se hubiera molestado en leer ninguno de nuestros posts. Esto da que pensar.

En honor a la verdad

Si piensas que en este apartado voy a decir que la calidad divulgativa de Super Science Friends es pobre, estás muy equivocado. ¿De verdad crees que una serie de ficción que cuente un hecho histórico de forma diferente tiene menor calidad divulgativa?Ya lo he dicho, me parece una serie genial. Y además, me parece una iniciativa divulgativa original, brutal y de gran calidad. En lo que sí quería hacer una aclaración es en el hecho de que la serie juega con trampa.

Por supuesto que destroza la rigurosidad. ¡¡Mientras se ríe de ella!! Pero claro, es que Super Science Friends puede hacerlo. En una serie de animación como esta no está mal que la Sputnik estuviera en realidad llena de… bueno, mejor ved la serie. Sin querer hacer ningún spoiler, Super Science Friends puede permitirse decir lo que quiera y como quiera porque su formato invita a lo ridículo y estrambótico.

Al igual que podría hacerlo cualquier otra serie de ficción que hable o mencione cosas reales. ¿De verdad crees que una serie de ficción que cuente un hecho histórico de forma diferente a como pasó en realidad tiene menor calidad divulgativa? ¿Qué consideras calidad divulgativa? La intención de la divulgación, insisto, es hacer llegar la ciencia a todos y cada uno de nosotros. Los hechos históricos, las leyes naturales y los papers científicos siempre estarán ahí.

Pero contar historias, tomarnos licencias artísticas, sutiles o burdas, y cambiar las cosas es una técnica delicada para acercar una idea al público. Es el arte de romper las barreras de la divulgación científica. A veces parece que hacemos divulgación científica para nosotros mismos y no nos damos cuenta de que, en realidad, hacemos divulgación para los demás.

Deja tu comentario!