electrosensibilidad

La electrosensibilidad y la irresponsabilidad de los Medios

No os podéis imaginar mi estupor cuando comenzó la noticia, en horario nacional. Del estupor pasé a la incredulidad; de ahí a la indignación; y terminé con una frustración aguda a medida que la periodista acababa de “informar” con su voz de locutora. El hecho de que fuera el noticiario de Radio Televisión Española, el que ve todo el mundo, crispó mis nervios. ¿Cómo se puede hablar con tamaña seguridad y tono? ¿Es que nadie se dio cuenta de la irresponsabilidad que supone? Hablo, ni más ni menos, de la noticia sobre la primera sentencia de invalidez otorgada a una persona por sufrir del supuesto síndrome de electrosensibilidad. Desde que acabó, hasta el momento, no he podido parar de pensar en escribir este texto.

Pongámonos en harina

Hagamos resumen, para los que no lo sepan. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha concedido una paga por incapacidad a un ingeniero de telecomunicaciones, antiguo trabajador de Ericsson, que asegura padecer de síndrome de electrosensibilidad o hipersensibilidad electromagnética. Dicho síndrome, según explican sus defensores, se caracteriza por una serie de efectos como dolores de cabeza, mareos, fallos de memoria, insomnio y otros síntomas que achacan a las ondas de telefonía y de WiFi, las líneas de alta tensión… Pero, las cosas por delante, esta supuesta enfermedad si bien afecta a los que la padecen, no parece tener su causa en las razones a las que aducen.

No existe ni tan siquiera una evidencia científica que nos haga sospechar de las supuestas causas

En otras palabras, por supuesto que es una enfermedad. ¿Pero tiene su origen realmente en las ondas electromagnéticas? No existe evidencia alguna hasta la fecha que así lo indique. Es más, no existe ni tan siquiera una evidencia científica que nos haga sospechar de que esto es así. Aún más lejos, existen numerosas evidencias científicas que nos hacen sospechar que no puede existir una enfermedad con estas características. Por ejemplo, es curioso que solo afecten ciertos tipos de exposiciones, cuando otras ondas de características similares, pero desconocidas por los pacientes, no les afectan.

¿Entonces? A todas luces y según los estudios, el síndrome de electrosensibilidad parece tener su origen, más bien, en nuestra mente.Aunque actualmente no está diagnosticado en ningún manual de psiquiatría clínica, las pistas apuntan a una complicada enfermedad psicosomática. Es más, varios estudios han puesto de manifiesto su naturaleza meramente psicológica y no fisiológica. Esta es la razón por la cual se suele decir que el síndrome de electrosensibilidad no existe. No es que no exista. Es que no es producido por ondas electromagnéticas ni nada parecido, según la evidencia científica.

El crimen contra la humanidad

Todo esto no dejaría de quedarse en lo anecdótico si no fuera por un detalle importante. A pesar de lo que dice la comunidad científica, incluyendo la OMS, en Radio Televisión Española no han dudado ni un solo momento en “informar” a la población de la primera sentencia judicial protegiendo a un afectado por el síndrome de electrosensibilidad. ¡Hurra! Por otra parte, el error parece haber sido cometido por más implicados. Por ejemplo, el Tribunal Superior de Justicia. ¿Cómo pueden fallar a favor de esta persona si no existen evidencias científicas? No voy a entrar en este tema, pues mi compañera Ángela Bernardo ha hecho un exquisito análisis al respecto y yo no voy a tratar de estropearlo. Aquí os lo dejo para que lo leáis, pues merece la pena. En muy resumidas cuentas, es un error de catalogación. Pero volvamos al tema. El verdadero crimen lo cometen, de nuevo, los medios de comunicación.

electrosensibilidad

Hace ya tiempo que me han advertido una y otra vez: “Santi, no dispares contra los medios”; “Estás siendo muy generalista”; “Todavía queda mucho que aprender, no puedes acusar a todos los medios por igual”. Bien, señores periodistas. Si tanta ética tienen, escucharán lo que tengo que decir; pues el que más y el que menos, comete el mismo error; yo el primero. La falta de rigor. Especialmente cuando hablamos de temas de salud y ciencia. Y esto, a veces, señores míos, es un crimen contra la humanidad. Un crimen que le costará a la gente dinero y salud. Y todo por culpa de no contrastar adecuadamente la información. El crimen de la desinformación.

La denuncia

En uno de los estudios enlazados más arriba se estudió un fenómeno muy curioso: cuanto más se habla de la electrosensibilidad, más se acentúan los síntomas y más pacientes aparecen. Bien, pues eso mismo es lo que probablemente haya conseguido Radio Televisión Española al dar la noticia tan sumamente desinformante: le está provocando un perjuicio directo a la sociedad. Pero, ¿qué han hecho mal? Como ya he comentado, no contrastar. En la información aportada se tiene la sentencia como poseedora de la verdad. Y en cierto sentido, es así. Es una sentencia judicial que crea jurisprudencia. Pero eso no implica, de ninguna de las maneras, que esta tenga validez alguna en salud. La ley no cambia los hechos naturales, por mucho que nos empeñemos. Pero si nuestra actitud hacia las cosas.

El que la sentencia haya fallado no implica que la enfermedad tenga sus causas en lo que dice que las tiene. Solo implica que hay algo no funciona como debería. Sin embargo, al pasar por el noticiario en horario de máxima audiencia y de alcance nacional, esa noticia se convierte instantáneamente en un hecho, un conocimiento, en la mente social. Ya no hay vuelta atrás. Es muy difícil hacer entender a la sociedad que existe un fallo meramente administrativo tras la sentencia. A partir de la noticia, el síndrome de electrosensibilidad tiene más peso y credibilidad, con todas las consecuencias. ¿Y cuales son esas consecuencias? Que las personas afectadas realmente por el síndrome de electrosensibilidad ahora lo tienen más difícil para saber realmente qué les pasa (y por tanto, curarse). Es más, probablemente, como hemos visto, ahora aparecerán nuevos síntomas y nuevos afectados.

divulgación científica

En el momento en el que en la sentencia se alude “una alergia inespecífica”… algo falla

La culpa la tiene, de nuevo, la irresponsabilidad de los medios de comunicación que no han sido capaces de analizar correctamente un hecho. Tal vez es por la especialización o por la fuerte carga científica tras el mismo. Puede que haya sido una confusión por parte del periodista o simplemente un trabajo de información negligente. Pero en el momento en el que en la sentencia se alude a “una alergia inespecífica” al periodista debería haberle picado la curiosidad. -Vamos a preguntarle a un experto-, pensaría. Y entonces, tras consultar, se daría cuenta de que algo falla tras esta enfermedad. Así, podría haberse informado adecuadamente, explicando a la sociedad qué es en realidad el síndrome de electrosensibilidad y cuál es su ladina procedencia, según lo que sabemos. Y no creando un alarmismo infundado que solo traerá más y más dolores de cabeza. Todo por no informarse adecuadamente. Muy bien, periodista, muy bien. Gracias por meter gol en propia portería.

PD.

Si fuera yo el responsable emitiría una nota de prensa rectificando y poniendo sobre la mesa los conocimientos y la posición científica al respecto. También anotaría que aún así, la sentencia ha sido firme. Si quisiera currármelo, mandaría a un periodista a investigar la cuestión de la sentencia con juristas especializados. En cualquier caso, creo que este es un gran ejemplo de por qué ciertos temas solo deberían ser tratados por especialistas (léase, periodistas científicos)

11 comentarios en “La electrosensibilidad y la irresponsabilidad de los Medios

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. No entiendo el por qué de esta desinformación infundada desde los medios en todo lo que afecta a la salud. ¿Saldrá alguien beneficiado como los laboratorios en la falsa medicina homeopática?

    1. No creo que haya sido adrede. Sencillamente un periodista que no está correctamente informado se basa en algo consistente: una sentencia judicial. ¡La información está ahí! Lo que no sabe es que debajo de ese suelo supuestamente firme existe un graaaaan vacío lleno de desinformación. Pero, además, no ha contrastado para saber sobre que suelo pisaba. En mi opinión, normalmente, es un error de ineptitud o ineficiencia, no de interés.

    2. Yo creo que es porque la conspiranoia vende. Alex Jones vive de eso (reptiles!!!!, repitles!!!!, Obama tiene piel verde!!!!).
      La falsa controversia también vende, una pelea al aire en vivo tiene mayor rating que un documental.

  3. Acá en Argentina algunos políticos que ahora estan en el poder quieren introducir el voto electrónico. A toda costa.
    Los periodistas “main stream” le han dado 99% de cobertura a los políticos que quieren imponerlo y la empresa que desarrolla el sistema, y el 1% a profesionales y académicos que dicen que se pierde el secreto del voto si se obliga a usar una computadora para emitir el voto.
    Joaquin Sorianello reportó una vulnerabilidad del sitio web que tomaba resultados de cada mesa electoral, y que le informó a la empresa de la situación con 1 semana de acnticipación y también publicamente. Le allanaron la casa, se llevaron sus computadoras, discos rígidos, todas sus herramientas de trabajo. Lo denunciaron. Hace unos días la justicia sentenció que era inocente y que procedió de buena fe. En los medios lo mencionaron una sola vez y nunca más.

    Los medios tienen un filtro tendencioso,a veces informan mal o solo eligen cubrir una parte, o le dan una importancia desmesurada a ideas que han sido refutadas mil veces.

    1. Totalmente de acuerdo. Los medios de comunicación, por desgracia, son fuente y, solo a veces, solución de muchos de los males modernos que nos aquejan.

  4. Realmente no estoy muy convencido de que las ondas de radiofrecuencia no puedan provocar problemas de salud. Hacer estudios sobre este tema es costoso y muchos de los estudios que dicen que no hacen ningún daño son patrocinados y no encuentro muchos estudios independientes, por lo que es difícil separar la paja del trigo.

    Me gustaría saber que opinan de esto:

    https://radiaciones.wordpress.com/2016/07/06/60-estudios-contundentes-sobre-el-dano-que-produce-el-sistema-wifi/

    https://radiaciones.wordpress.com/2016/07/19/los-peligrosos-efectos-de-vivir-cerca-de-una-antena-de-telefonia-movil-estudios-que-no-quieren-que-leas/

    Saludos.-

    1. Bueno, hasta la fecha, tanto los estudios como “la teoría”, es decir, lo que sabemos sobre la energía, las ondas electromagnéticas, la física en telecomunicaciones… apuntan a lo mismo: no son nocivas en las medidas que las usamos. No obstante, sí, es bueno cerciorarse, que es una necesidad científica, pues hasta que se prueba, las hipótesis no pasan de opinión. He estado ojeando por encima el primero de los archivos y hace referencia el artículo que mencionas. Los dos primeros ya indica que los resultados no son significativos (una cualidad necesaria para que un estudio afirme o refute una hipótesis) lo que quiere decir que dicen justo lo contrario a lo que afirma el artículo. Esto me da como conclusión que el autor del artículo no interpreta bien los estudios que comenta o se queda en el título. Si no, se daría cuenta de que el mismo se está desacreditando. No he mirado los demás, aunque prometo hacerlo por pura curiosidad. En definitiva, no está mal actuar bajo el principio de precaución pero, por ahora, las evidencias señalan que el uso que hacemos de las ondas electromagnéticas, hasta la fecha, son seguras.

Deja tu comentario!