El Cancer Contagioso

   Leía hace poco esta hipótesis sobre el cáncer como organismo parásito. Y siguiendo esa línea, me he animado a escribir una reseña sobre un “tipo” de cáncer casi desconocido, el cáncer contagioso. Éste solo se produce de manera “natural” en los diablos de Tasmania (Sacrcophilus harrasii) y en los perros y cánidos (como los lobos). Y además cada uno es de su padre y de su madre, sin tener nada que ver.

    El cáncer, al fin y al cabo, es un malfuncionamiento de la célula, de manera que se reproduce en un tejido sano, mezclándose con las “células buenas”,  consumiendo más y más nutrientes y produciendo desechos descontroladamente. Al final, por falta de espacio o recursos, suelen necrotizar, es decir, matar, al tejido que “invaden”, que era, en un primer momento, del mismo origen que las células tumorales.

   Para que el cáncer, por tanto, sea contagioso, debe poder “viajar”, directamente, de un organismo a otro, cosa muy difícil debido a que las células son muy sensibles a las condiciones externas, y cuando llegan a otro organismo se encuentran con medidas de defensa del cuerpo en el que están, que matan automáticamente dichas células antes de que se pongan a crecer. Sigue leyendo