documentales

Se abre el telón…

… Y aparece un pequeño proyecto, surgido de no se sabe qué recóndita guagua canaria. De pronto ese proyecto, tímido al principio, se vuelve en algo frenético, lleno de gente. Una gran familia con los mismos objetivos. Pero el tiempo y las personas cambian. Se suceden. Y los objetivos varían. El proyecto se ha trasladado de intención por completo. Ahora es más llamativo, más vistoso y mucho más divertido. Algunos compañeros siguen en el camino, eso sí. Las necesidades apremian y fluctúan. Las ideas mutan y cristalizan. Las oportunidades crecen y explotan. Súbitamente, sin que nadie lo esperara, Vector surge como resultado del largo camino. Pero esto no es el final de la historia, ni mucho menos. Es solo el tímido comienzo de algo que está creciendo por momentos.

Sigue leyendo