Divulgación científica: ¿de dónde saco yo un tema?

En un sinfín de ocasiones me han preguntado lo siguiente: “¿De verdad tienes temas para escribir todos los días?”. Como divulgador científico, admito que la temática puede parecer terriblemente específica. Especialmente cuando piensas que, dependiendo del público, no puedes hablar de cualquier cosa. Pero lo cierto es que sí, tengo material para todos los días. Y mucho más. Hubo un tiempo en el que yo mismo no me creía capaz de trabajar en varias temáticas nuevas y distintas diariamente. Pero, con el tiempo, la habilidad adquirida y algunos buenos contactos te das cuenta de que se puede hacer algo distinto, interesante y único frecuentemente y sin problema.

En poco más de dos años llevo escritos más de 1500 artículos, a una media de dos o tres artículos por día. Y es que la ciencia es una fuente inagotable de información. ¿Y de dónde se sacan las ideas? Las fuentes y vías concretas, quiero decir. En mi opinión, existen tres grandes grupos de fuentes asequibles e inmediatas. Y son más que suficientes para informarte de lo que quieras. Te dejo aquí algo de información de dichas fuentes, así como detalles de su uso para que tengas una idea general o, sencillamente, vayas a la fuente concreta que te interesa.

Sigue leyendo