El Test de la Rana

La joven alzó sus vista tímidamente por encima del doctor, que le daba la espalda y manoseaba algo húmedo afanosamente. Le dio una vuelta, le dio otra, apretó ligeramente una parte y un montón de pequeñas bolitas comenzaron a salir.

El médico le mostró la rana con una sonrisa de oreja a oreja, estaba desovando, forzada por la mano del hombre. -¡Enhorabuena!-, dijo, – Está usted  embarazada…-

No es ciencia ficción, no. Ni un cuento. Bueno, un poco literario sí que lo es, lo admito. Probablemente, si el lector es latinoamericano, todo esto ya lo conozca, pero a los europeos, este test de embarazo nos ha pasado desapercibido. Por supuesto os hablo del Test de la Rana.

  Sigue leyendo