Ciencia y Creencia

Jueves 29 de Septiembre. Me encuentro en la puerta del Moneo, la Catedral de Murcia me mira de reojo desde el fondo de la plaza. Paseo nervioso de un lado a otro trasteando mi reproductor, mientras ojeo de un lado a otro sin parar. Mi Amigo y Colega se retrasa, no es culpa suya, desde luego, sino del horrible sistema de transporte público, pero nada impide que vaya a hacer una broma al respecto en cuanto llegue.

Catedral de Murcia

Catedral de Murcia. Créditos: Concha Cano en Canografía

Una vez en la puerta, tras saldar mi deuda con mordacidad, y después de agregar un “estoy de coña, no pasa nada”, nos apresuramos a entrar en el edificio. Son las 20:17h, llegamos 17 minutos tarde, cosa no muy grave generalmente aquí en el sur de España, pero sí cuando vas a ver al Director científico de la Ciutat de las Artes y las Ciencias y del Museo científico Príncipe Felipe de Valencia, pues parece que no está bien eso de llegar con retraso ante tal panorama.

No esperábamos encontrar a casi nadie en el salón de actos, pero para mi sorpresa y desventura, no tenemos mas remedio que sentarnos en las escaleras de paso en lo mas Manuel Tohariaalto del hemiciclo. “¿Cuánta gente habrá aquí, unas 200, 300 personas?” ¡está a rebosar!, por suerte la voz de Manuel Toharia se escucha a la perfección, y aunque no hay demasiado que ver, puesto que está solo en el estrado, no es difícil vislumbrar lo que le queda de cabello, y su mirada siempre perspicaz.

“Ciencia y Creencia”, así se llama la conferencia que está dando, del ciclo “La mirada del Hombre” de Cajamar. Al principio me parece un poco monótono, pues espero algo mas de debate en el ambiente, pero a medida que va hablando su voz jovial, su lenguaje sencillo y sus referencias mezcladas entre lo mas cotidiano del mundo y las ciencias mas elitistas me van cautivando. A mí y al resto del público. Poco a poco las bromas van haciendo mella en la gente, y alguna interacción, esporádica y escueta, eso sí, van haciendo el aire mas familiar.

Comienza con una elegante disertación sobre cómo las creencias se basan en lo Absoluto mientras que la ciencia es el abogado de lo Relativo, ya que no existen verdades universales en ciencia. También, explica, ambos son necesarios en la vida, ya que mientras lo relativo aporta evolución y oportunidad, también trae inseguridad. La posición del absoluto es la de la seguridad, lo inamovible. No puede evitar hacer referencias a la religión, a Dios, y a… ¿Hawkings?,  vaya, eso no me lo esperaba.

Sacando a los físicos, arremete con el neutrino en toda la trompa del principio de Autoridad, eso sí, con mucho tacto. Hasta el mas sabio y eminente científico puede equivocarse, o errar, parcial o totalmente, miren a Einstein. O no. La ciencia es absolutamente relativa. Válgame, ya estoy haciendo juegos de palabras.

Siguiendo sus palabras, comenta y describe muchas situaciones en las que la ciencia ha ido creciendo y cambiando, poco a poco; cómo las creencias han sido servidas a veces por necesidad, y otras por interés, pero son algo propio del ser humano. Habla del principio de Falsabilidad, cuenta una divertida anécdota de cuando entrevistó a Abdus Salam, Nóbel de Física de 1979, se pone más caustico cuando habla del mercantilismo científico…

Abdus Salam, Premio Nobel Compartido de Física 1979
Abdus Salam, Premio Nobel Compartido de Física 1979

¿Es cierto que los Científicos son menos dados a las creencias?, ¿Se debe esto a una deformación debido a nuestro amado “Método”? No se por que, pero mientras habla me percato de que yo también lo creo. Cuando todos nos enfrentamos a la muerte, sentimos miedo, en algún momento, una profunda angustia. La necesidad de “No morir” aunque “Me muera” es la culpable de muchas de las creencias mas firmemente cimentadas en nuestra sociedad. Pero cada uno se enfrenta a esta sensación, a esta necesidad de inmortalidad de manera distinta.

Un Biólogo celular afronta el tema con una sonrisa de soslayo y tratando de no ver las consecuencias de su conocimiento en neurociencia. Otras cabezas, mas benevolentes, no piensan en el tema. Por desgracia hay quiénes se dedican a convertir esto en un negocio. ¿Pero es acaso Creer algo malo?

Ni mucho menos. Creer es una decisión. Totalmente tolerable y loable. Al igual que No Creer. Decisión que Nunca, y digo Nunca, con mayúscula, debe ser impuesta. De esto nos habla Toharia en su conferencia. La tolerancia entre ciencia y creencia es un hecho, una necesidad, una realidad. Pero, como decíamos antes, por desgracia, a veces trata de imponerse, por diversos intereses, la creencia, muchas veces por la fuerza, y aquí radica el problema.

Algunos intentarán decir que la ciencia es una “nueva creencia”, pero nada mas lejos de la realidad. La ciencia no tiene absolutos, todo es falsable y todo evoluciona. A la ciencia no hace falta imponerla, se coloca sola. Puedes creer o no creer en ella, pero su elegancia  seguirá afectándote, por que la ciencia es inherente al mundo, al igual que la creencia al humano.

Aforo de Cajamar

Es gracioso como, aunque el debate “religión versus ciencia” ha sido siempre muy peliagudo, las manifestaciones de violencia siempre han provenido desde el mismo punto: desde los fundamentalismos, a menudo relacionados con la religión. ¿A que nunca habéis visto a un montón de físicos teóricos en bata atacando con bombas o subfusiles un convento?.

Llegamos ya al final de la charla, se me ha pasado el tiempo volando, y Manuel Thoaria recalca durante las preguntas, que contesta amablemente, pero con una medida postura neutral, los tres puntos del evento:

  • Lo mas importante, siempre, es la tolerancia, de uno u otro lado. Nunca la imposición de una experiencia, creencia, o ideal.
  • La ciencia es relativa, no existen absolutos, y tampoco es válido el principio de Autoridad, pues la ciencia no son los científicos, y sin embargo los científicos sí pueden ser ciencia.
  • La ciencia no necesita que se crea en ella, simplemente funciona

Salimos los primeros para evitar el evidente barullo que se formará. Siento no poder bajar al estrado a felicitar personalmente a este excelente ponente, pero creo que otras eminencias eclipsarán la figura de este humilde estudiante de biología.

Murcia de Noche

Mientras comentamos nuestros parecidos y agradezco a mi Amigo el que me haya acompañado a este evento, miro yo de reojo la Catedral en el fondo. Inmensa, y preciosa, como siempre. Es el símbolo de muchas cosas: Religión, Arte, Ideales… algunas buenas y otras malas.

«Lo importante es la tolerancia y las buenas maneras», pienso durante el instante que tarda el eco de nuestros pasos en perderse por una de las retorcidas y viejas callejuelas de Murcia.

A11100301

8 comentarios en “Ciencia y Creencia

  1. Pingback: Ciencia y Creencia
  2. Pingback: Ciencia y Creencia
  3. Pingback: Bitacoras.com
  4. Qué gande! Ha sido como volver a estar allí! Me resultó muy interesante, precisamente por puntualizar detalles entre el eterno tema religión-ciencia, que todos creemos asumidos pero que en realidad de vez en cuando es bueno recordar esos matices. Ah! y aprovecho para agradecer públicamente a LatBus sus entrañables retrasos horarios en los autobuses! 😉

Deja tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.