ciencia

La selección biomagnética y mi fascinación por la biotecnología

En mi periplo por conquistar el título de biotecnólogo me estoy encontrando, últimamente, con muchas técnicas que me llaman profundamente la atención. Una de ellas es sin duda la Magnetic activation cell sorting cuya aplicación es sencilla, rápida e increíblemente eficiente. Además sirve para casi todo. Una especie de semi-panacea biotecnológica, vamos. Además, cada vez son más las empresas que ofrecen soluciones y kits adaptados a la medida de las necesidades de cada uno, lo que se traduce en un mercado floreciente y cada vez más competitivo.

Magnetic activation cell sorting

Para que los que nunca habéis oído hablar del tema, la Magnetic activation cell sorting consiste, básicamente, en una técnica que permite separar mediante un campo magnético todo tipo de células, moléculas o proteínas. Funciona de la siguiente manera: tomamos un anticuerpo primario que se unirá a aquello que queremos separar. Después cogemos un anticuerpo secundario que se unirá al primario y a éste le unimos unas bolitas nanoscópicas (para)magnéticas.

El siguiente paso es muy sencillo. Utilizando un campo magnético podemos separar con mucha precisión esa célula o proteína que marcamos en su momento con estos anticuerpos y partículas magnéticas. ¿Cómo? Muy sencillo, haciendo pasar la muestra marcada por el campo magnético de manera que las células o proteínas se queden «pegadas». O bien marcando lo que queremos desechar y haciendo pasar el contenido que nos interesa. O combinando el ensayo. El caso es que las opciones son simples pero muy efectivas. En la práctica, la selección de una línea celular de la que conocemos algún marcador de membrana, por ejemplo, nos llevaría apenas una hora y con una seguridad de más del 98%. Lo digo por experiencia.

Esta técnica es increíblemente útil en cuestiones de localización celular. Pero también nos valdría, perfectamente, para operaciones de purificación proteica, o selección de células in vivo (se usa en la selección de espermatozoides entre otras muchas cosas). Las partículas magnéticas son fácilmente recuperables dependiendo del kit que utilicemos. El resto de los componentes son completamente reutilizables ya que suelen constar de diversos imanes y columnas. Así que con una «pequeña» inversión podemos optar a una técnica no demasiado explotada, al menos en España, eficiente, cómoda y sencilla.

El futuro de la selección magnética

Algunas de las críticas principales a la Magnetic activation cell sorting provienen de la selección de ligandos que permitan unir la muestra objetivo a la partícula magnética. Estos suelen ser, como decía antes, anticuerpos, los cuales pueden resultar caros y a veces inapropiados. Sin embargo, cada día son más las empresas que trabajan por mejorar el coating, la manera de rodear una muestra con estas partículas.

Actualmente, la industria dedicada a este mundo trabaja en la especialización de partículas magnéticas desarrollando aptámeros nucléicos, mejorando sistemas tales como los de proteína A/G o haciendo más eficientes los ensayos inmunológicos quimioluminiscentes (CLIAs). Estos últimos, por ejemplo, permiten el análisis de sustancias en bajas concentraciones o variables en el tiempo. Los sistemas de proteína A/G son especialmente útiles en la separación o purificación, así como en la detección ante cantidades ínfimas de proteínas.

Eso sí. Echo de menos algún punto novedoso, aunque todavía queda mucho por explotar antes de llegar a la especialización. Algunas compañías hacen verdaderos esfuerzos en mejorar «la base» de la técnica, como Sepmag. Esta empresa, por ejemplo, centra su modelo de negocio en el sistema de selección de las partículas. De esta forma tratan de mejorar la escalabilidad y la reproducibilidad de todos los experimentos centrando su atención en el diseño del separador magnético. El truco está en que todas las partículas reciban la misma fuerza. De esta manera las condiciones de separación son más uniformes pudiendo contar con una mayor fiabilidad. Así de sencillo.

En definitiva, la Magnetic activation cell sorting (y su uso para otros fines) se encuentra en estos momentos en un punto emergente. Creo sinceramente en las posibilidades que traen este tipo de técnicas, sencillas y efectivas. Son cosas que sólo a un biotecnólogo se le podrían ocurrir. Esas pequeñas razones por las cuales la biotecnología, aún a pesar de ser un biólogo de bota convencido, me fascina en multitud de ocasiones. Ya veremos que nuevas aventuras trae el tiempo.

Deja tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.