caramelos comunicación científica

RIGOR, TITULARES Y DESINFORMACIÓN: LOS LECTORES TAMBIÉN SON RESPONSABLES DE LO QUE LEEN

En los artículos de divulgación científica, seguramente debido a la deformación profesional, existe una especie de celo excesivo con la rigurosidad de información. Ojo, que no digo que no sea necesario el rigor: es imprescindible para la profesión, eso sin duda. Pero, a veces, nuestra búsqueda del trabajo informativo objetivo perfecto nos lleva a mirar con cierta superioridad moral los primero que se lee de un artículo.

¿Quién no ha puntualizado en más de una ocasión un titular con desdén sin siquiera leer el contenido? Porque a veces no llegamos ni a la entradilla (yo tampoco, lo admito). Sin embargo, hablando concretamente de los titulares, en el mundo de los medios digitales, hay que admitir que son un arte peliagudo, incluso en divulgación científica. Pero no toda la responsabilidad corre a cuenta de las y los redactores. El lector tiene una (gran) parte de culpa.

En resumen

Usamos el rigor en divulgación, de forma natural, como vara de medir la calidad de un titular (y muchas veces el artículo que corona). Esto no es correcto. La rigurosidad es una característica más de una información y, a veces, puede ir en contra de otras características igual o más importantes.

Los redactores y editores no somos responsables de cómo gestiona la información el lector. Es responsabilidad de lector leer más allá del titular.

Leemos el titular y el mensaje nos llega antes, siquiera, de pararnos a pensar. Nuestros filtros culturales y formativos entran en juego. También lo hace el contexto de intoxicación informativa que vivimos (demasiada información). Entonces emitimos un juicio y criticamos. Hemos cometido un error. Como decíamos, la responsabilidad editorial es que ese titular no sea falso, ni desinformativo. 

Que el título sea más o menos riguroso depende de muchos otros factores. Y nosotros y nosotras tenemos la responsabilidad de seguir leyendo el mensaje que transmite el escrito.

Titulares falsos, poco rigurosos, sensacionalistas y 'clickbait'

Al igual que miro titulares con una ceja elevada en altivez inmerecida, casi todos los días me enfrento a la necesidad de escoger un titular adecuado. Porque es demasiado fácil caer en un titular no adecuado: cualquier título que dé lugar a engaño o sea desinformativo es malo. También son malos aquellos titulares que no aportan nada de información (y los que aportan demasiada, pero por otra cuestión). Por descontado, son horribles los titulares que pretenden engañarnos. Esto es en términos generales.

Un error es permisible. Se subsana y punto. Una desinformación no lo es

A nivel divulgativo solemos pensar que existe otra categoría de malos títulos: los pocos rigurosos. Esto es porque, normalmente, coincide con alguno de los mencionados arriba. Un error es permisible (se subsana y punto). Una desinformación no lo es. Un titular desinformativo es aquél que transmite una información falsa, ayudando a perpetuarla. Así, un titular como "El aspartamo produce cáncer" es falso, además de poco riguroso. "Comer un kilo de aspartamo al día produce cáncer" es falso, de nuevo, aunque algo más riguroso.

"Ingerir 0,7 kilos por masa corporal de aspartamo al día está relacionado con la incidencia de cáncer en ratas" es el título más riguroso y certero, por ejemplo. Y horrible, también, pero ahora veremos eso. Mientras tanto, en el carrusel de títulos malos, "El aspartamo produce cáncer" no solo es falso y poco riguroso, sino que roza el sensacionalismo.

El sensacionalismo es una manera de destacar una información que suele resultar secundaria con la intención de despertar polémica o atención desmesurada sobre un tema. No todo el sensacionalismo está ligado a una mala calidad de la información, aunque sí es lo más común. El sensacionalismo no es lo mismo que el clickbait.

El clickbait es un tipo de contenido muy concreto que se aprovecha de la conocida como "brecha de curiosidad" suscitando un tema y sugiriendo que haciendo "click" se resolverá dicha curiosidad, sin que esto sea así. De hecho, los buenos clickbaits suelen enganchar al lector en una visita tras otra a diferentes páginas con la misma técnica.

  • Un error es, como bien indica su nombre, un fallo informativo que puede llevar a una información incorrecta y desencadenar la desinformación
  • La desinformación afecta a un mensaje que transmite información falsa o tergiversada (rigurosa o no), perpetuando el mensaje desinformativo
  • La falta de rigor se refiere a un texto (o titular) que es poco preciso o concreto, sin tener por ello que ser falso
  • El sensacionalismo es una manera de destacar una información que suele resultar secundaria con la intención de despertar polémica o atención desmesurada
  • El clickbait es un tipo de contenido muy concreto que se aprovecha de la conocida como "brecha de curiosidad" suscitando un tema y sugiriendo que haciendo "click" se resolverá dicha curiosidad, sin que esto sea así. El clickbait es un claro ejemplo de desinformación

El dilema del rigor

Mientras que la falsedad, el sensacionalismo o el clickbait son aspectos muy claros, la rigurosidad no lo es tanto. La rigurosidad es un matiz, aunque choque mucho decirlo, bastante subjetivo. En ciencia, el rigor parece un valor tan absoluto como las evidencias que sustentan un hecho probado. Sin embargo, aplicar el rigor a un concepto como un titular, lejos de ser algo objetivo, es algo muy personal.

El ejemplo: "Consumir más de un kilo de aspartamo al día está relacionado con el cáncer" no es especialmente riguroso, pero, desde luego, tampoco es falso o desinformativo. Puede ser más riguroso si coincide más con lo que dicen las evidencias, incluso siendo falso, o ser menos riguroso aún siendo verdad. Al fin y al cabo, cuando hablamos de rigurosidad hablamos de precisión. Sin embargo, solemos confundir precisión con certeza, veracidad o evidencia. Craso error.

Aún peor es cuando usamos esta conceptualización de lo riguroso para criticar un titular y, con él, el artículo entero. En primer lugar, como decíamos, el nivel de rigurosidad no es el mismo para todo el mundo. Un especialista en un campo, si es especialmente quisquilloso, podría opinar que un titular no es riguroso por no contener toda la información (y hasta podría tener razón). Pero eso no quiere decir que sea un mal titular. Una persona no formada en ciertos temas podría ver un titular sobradamente riguroso sin que este tenga por qué ser bueno.

En definitiva, usamos el rigor en divulgación, de forma natural, como vara de medir la calidad de un titular (y muchas veces el artículo que corona). Esto no es correcto. La rigurosidad es una característica más de una información y, a veces, puede ir en contra de otras características igual o más importantes. ¿Por qué el rigor no debe ser la vara de medir? Para quien no vea la obviedad, aquí van algunas razones.

Titular es un arte complicado

Cuando te enfrentas a un titular necesitas, en muchas ocasiones, ponerte delante de frases que rechinan. Un titular sobrio y riguroso puede valer para ciertos medios, pero no para todos. Especialmente si hablamos de medios generalistas. Un titular sobrio y aburrido, por muy riguroso que sea, atraerá menos la atención. "¿Y qué, si es más correcto?". Es una cuestión práctica: hay que comer, y para comer hay que vender. Que nadie me venga con la moralina. Informar es un negocio, igual que tantos otros. Ser ético y moral no está reñido con saber vender tu mercancía.

Además de eso, normalmente en los medios digitales tienes otros problemas de corte puramente práctico: los titulares tienen una longitud en caracteres máximos (según la herramienta de publicación). También tienes unas necesidades relacionadas con el SEO, pues, al fin y al cabo, escribes para un mundo digital, cuya atención está dominada por los buscadores, y tiene unas reglas concretas. Por si todo esto fuera poco, tienes que cumplir con unos parámetros editoriales.

La línea editorial te marca qué expresiones puedes usar, cómo se construye un titular adecuado, etc. No, no es censura. La línea editorial está pensada para darle coherencia a la voz de todos los textos. Independientemente de que un medio tenga a varios autores, debe existir una cohesión que podríamos llamar "metanarrativa". Esta se consigue, entre otras cosas, con unos titulares dentro de una línea editorial fuerte.

En definitiva, "No existe evidencia en más de quince años de investigaciones de que el consumo de aspartamo en las medidas reguladas suponga un peligro para la salud" será muy riguroso y real. Pero es horrible. Es larguísimo, es poco atractivo y va en contra de todo lo que el SEO prescribe, por poner algunas pegas. "El aspartamo es seguro, según las evidencias" es, tal vez, menos rigurosos (preciso), pero no deja de serlo. Y también es veraz y más atractivo en todos los sentidos.

La responsabilidad del lector está en leerlo todo

Además de lo anterior, hay una opinión impopular pero necesaria de recordar: los redactores y editores no somos responsables de cómo gestiona la información el lector. Es responsabilidad de lector leer más allá del titular. Se nos suele olvidar.

Los redactores y editores no somos responsables de cómo gestiona la información el lector

En general, el lector, como consumidor de un producto, es exigente. Todos y todas, como consumidores, tendemos a elevar ese grado de exigencia a todos los productos disponibles. El caso de la información existe un problema y es que evaluamos un mensaje de manera automática y casi sin pensar. La compleja comunicación que ostentamos es una de las mayores virtudes de nuestra especie, pero puede resultar un arma de doble filo.

Y es que leemos el titular y el mensaje nos llega antes, siquiera, de pararnos a pensar. Nuestros filtros culturales y formativos entran en juego. También lo hace el contexto de intoxicación informativa que vivimos (demasiada información). Entonces emitimos un juicio y criticamos. Hemos cometido un error. Como decíamos, la responsabilidad editorial es que ese titular no sea falso, ni desinformativo. Pero que sea más o menos riguroso depende de muchos otros factores. Y nosotros y nosotras tenemos la responsabilidad de seguir leyendo el mensaje que transmite el escrito.

Sí, podemos juzgar un titular. No, no podemos juzgar un texto por su titular. Ni tan siquiera por la entradilla. Esto es por varias razones: como decíamos, su elección depende de muchas cosas, algunas técnicas que poco entienden de rigor o calidad informativa. Otra de las razones es que el rigor, como hemos dicho, no es más que un valor más, y no sirve para emitir un valor absoluto de la información. Por último, ha de quedar claro que el titular no representa a todo el texto, aunque debería resumirlo.

Si un lector o lectora se queda solo en el titulo, y este no es desinformativo, no existen razones a priori para hacer una crítica objetiva. Usar el rigor como excusa para abatir un texto, sin leer el resto, es una falta de responsabilidad por parte de los consumidores. Como decíamos, vivimos en una sociedad intoxicada de información. Nos llegan mensajes y los desechamos a velocidades de vértigo.

Pero sigue siendo nuestro responsabilidad, como seres intelectualmente complejos, el hacer el esfuerzo en procesar adecuadamente la información. También lo es el emitir un juicio de valor tras hacer dicho procesamiento y no antes, con una información incompleta. Por supuesto, es mucho más fácil (y rápido) quedarnos con el mensaje incompleto del titular. Por ello, no está demás recordar a los redactores y redactoras que el lector tiene esta carga sobre sus hombros; y a los lectores y lectoras que el desconocimiento de su competencia no les exime de las consecuencias.

¿De dónde saco un tema para escribir?

Herramientas para encontrar la temática perfecta

Muchas veces me preguntan:

“¿De verdad tienes temas para escribir todos los días?”. 

Y lo cierto es que sí.

Scroll Up