La difusión de la educación 2ª y superior ha creado una gran población de gente, a menudo con gustos literarios y académicos muy desarrollados, que han sido educados más allá de de su capacidad de desplegar un pensamiento analítico