Nadie sabe titular bien, lamentablemente. Sobre todo, porque es una cosa que no solo tiene que ver con tu texto, sino con la recepción del mismo (y eso depende de cómo titulan el resto, de las expectativas cambiantes de los lectores, de las dinámicas donde interactúan) y siempre es un proceso que anda en la cuerda floja