Imago, de nuevo

Imago, de nuevo

Un pensamiento, y aparece…

Así empezaba Imago, el primer blog que comencé a escribir, allá por 2007. Era una idea muy literaria, mezclada con muchas inquietudes, creatividad y un poco de magia. Siempre he sido muy escéptico, pero hubo un tiempo en el que la ciencia no era el timón de mi vida.

Así que comencé a desahogarme en Internet gracias a Imago, un lugar que pretendía ser una obra colectiva pero que terminó siendo un sitio donde solo escribía yo bajo varios nombres. ¿Y por qué os cuento todo esto?

Sigue leyendo