Nature se vuelve open access pero, ¡a qué precio!

Nature se vuelve open access pero, ¡a qué precio!

Créditos: Nature.

Hace muy poco, una de las mayores editoriales en materia de publicaciones científicas, Springer Nature, lanzaba el anuncio: «¡Sí, nosotros también nos subimos al carro del open access!». Genial, ¿no? Es decir, si estos gigantes van a ofrecer el acceso libre a todos los conocimientos científicos que publican, eso es bueno, ¿verdad?. No tan rápido.

En primer lugar, ¿sabes por qué es tan importante esta batalla por conseguir una ciencia abierta? No te preocupes, ahora lo discutimos. Y, ya de paso, vamos a desgranar las condiciones de este anuncio: cómo va a funcionar el plan «OA» de Nature, la revisión editorial de pago y qué beneficios, o más bien perjuicios, podría traer este sistema para toda la ciencia a nivel global.

En resumen

  • Springer Nature ha anunciado que a partir de 2021 comenzarán a implantar su propio sistema de open access, participando con el Plan S, y la iniciativa cOAlition S en la reforma de acceso a la ciencia
  • Este procedimiento será paulatino y no eliminará de golpe el acceso por suscripción. Sin embargo, invitarán a lo autores a pagar por publicar para poner sus estudios a disposición de la sociedad
  • La tarifa para publicar en Nature y alguna de las otras 32 cabeceras de la marca será de 9.500€.
  • También ofrecen un sistema piloto denominado open access guiado, en el que se pagan 2.190€ no reembolsables por un proceso de revisión editorial. Si el artículo pasa el proceso, se pide una tarifa adicional para su publicación. Si no, el artículo se devuelve con el informe
  • El esfuerzo por pasar a un modelo open access es notable e interesante, pero los altos precios propuestos por la editorial hacen peligrar al sistema imponiendo una «tasa de prestigio» que podría corromper el espíritu de la reforma

Introducción: ¿qué es el ‘open access’ y por qué tiene tanta importancia

Lo primero es lo primero. ¿Qué es el dichoso open access? Puede que no estés al tanto de cuánto cuesta acceder a un repositorio científico. Estas publicaciones son las que engloban los resultados de las investigaciones. Resumiendo muchísimo, todo lo que no esté debidamente publicado en alguno de estos journals, no se considera ciencia al uso. Estos son los almacenes básicos de conocimiento científico. Es lógico pensar, por tanto, que deberían ser de acceso libre y gratuito, para que todos los científicos del mundo pudieran acceder a los mismos y ampliar el conocimiento humano, ¿verdad?

Pues nada más lejos de la realidad. Las gigantescas editoriales mantienen precios exorbitados por poder acceder a estos estudios, o papers. A pesar de que existen muchos repositorios gratuitos, papers liberados y otros modelos, la gran mayoría de conocimiento científico está detrás del pago de una suscripción que puede llegar a millones de euros al año para universidades y laboratorios.

Lo más curioso es que estas editoriales, aunque pagan a sus trabajadores, no les pagan a los investigadores que hacen de revisores para evaluar si una investigación es buena o no, como te explicaba antes en el artículo de revisión por pares. ¿Quieres saber otra cosa curiosa? En general, los autores de una investigación tienen que pagar para poder acceder a sus propios papers y ceden los derechos de la publicación. ¿Te cuento algo más? Los científicos se matan por publicar en las revistas más prestigiosas, cosa que se mide con una cosa llamada factor de impacto, y que, casualmente, siempre son las más caras para publicar.

Ah, sí, ¿no lo he dicho? En muchas de ellas, no solo pagas por leer los artículos, también lo haces si quieres publicar en ellas. Aunque normalmente solo pagas por una cosa u otra. Y aquí es donde entra el open access. Este modelo consiste en pagar las labores editoriales para poder publicar en la revista, de manera que el paper esté disponible gratuitamente para toda la sociedad.

En la iniciativa cOAlition S se promulgó la necesidad de devolverle la ciencia a la sociedad, derribando las barreras de pago por acceso al conocimiento. Para ello, los Gobiernos adscritos se comprometían a ayudar a sufragar los costes de estas publicaciones open access, siempre que las editoriales se comprometiesen a convertirse a este modelo y que fueran transparentes con los gastos asociados. La iniciativa sigue avanzando, lenta pero inexorable. Y, por fin, llegamos a Springer Nature.

 

Nature se vuelve ‘open access’

Según anunciaban, a partir de 2021, Springer Nature comenzará su servicio open access con la idea de ir, paulatinamente, cambiando todo su sistema editorial. La idea es que los autores vayan virando poco a poco hacia esta forma de publicación, pagando por los servicios editoriales y dejando sus artículos a disposición de la sociedad, totalmente gratuitos. Hasta entonces, continuarán con su sistema actual, que cobra por el acceso a los contenidos.

¿Y cuánto costará publicar un Nature open access, entonces? Para que tu artículo salga en Nature o alguna de las 32 cabeceras más importantes de la editorial, el precio que tendrás que abonar será de unos 9.500€ (11.390 dólares). Y sí, es un precio tan alto como parece. Recordemos que en el resto de editoriales el precio más caro rara vez alcanza los 6.000€, incluso en revistas de altísimo factor de impacto para su sector.

Revisión editorial remunerada (pero no ‘peer review’)

Si este precio no es asequible, la editorial tiene otra oferta para tu paper: puedes pagar 2.190€, no reembolsables y la compañía te devolverá un informe que, según afirman, «incluye una evaluación editorial más detallada que los informes de revisión típicos». Pero eso no asegura que el paper se publique. Dependiendo del caso, el estudio podría ser redirigido a otra publicación más adecuada según la editorial (y con otro factor de impacto) o directamente rechazada. Eso sí, te irías con tu informe «más detallado» a casa y con 2.190€ menos.

Por descontado, también incluyen el peer review, aunque no pagan a los revisores según parece, obviamente, como no se ha hecho nunca y, probablemente, nunca se hará. Esto, además, levanta otra cuestión: ¿qué pasa con los papers que no salgan adelante, ¿se va a tirar todo el trabajo de los pares, que solo se llevan cierto reconocimiento, a la basura?

¿Y qué pasa si lo aceptan, tanto en el journal al que apuntabas como si lo redirigen? Pues entonces te pedirían otra suma por publicar, que varía entre los repositorios. En general, indican, puede costarte en torno a los 5.000 o 6.000€ en total, aunque hay journals notablemente más baratos. A esta experiencia la llaman Open Access Guiada.

Por un lado, sinceramente, no me parece mal. Creo que es un modelo de negocio novedoso que pretende actualizar unos valores editoriales completamente obsoletos y abusivos. Si se lleva bien, este modelo guiado puede abrir la puerta a sistemas más eficientes que nos permitan salir de la crisis de publicación en la que estamos inmersos. Sin embargo, y esta es una opinión, me parece que el contexto y los precios siguen siendo abusivos.

Elitismo editorial: la ‘tasa de prestigio’

Volvamos al dinero. Tanto en el caso del pago a tocateja como en el de la versión guiada, nos encontramos ante una apuesta económica bastante grande. Tan grande, de hecho, que hay quien la denomina «tasa de prestigio«. Y nunca mejor dicho: si tienes dinero suficiente podrás acceder a los journals con más caché, esto es, los de mayor factor de impacto. ¿Y si no puedes? Pues entonces tu ciencia caerá por los cuartiles del prestigio hacia la indiferencia científica. En otras palabras: o pagas o jamás podrás acceder a los círculos más prestigiosos de la ciencia.

Y esto afectará, sin duda, a los países más pobres, con una ciencia más austera y con menos inversión (¿he oído España? ¿Quién ha dicho España?). Esto es especialmente cierto teniendo en cuenta que, además, según el plan cOAlition S, gran parte de la pasta para publicaciones estará regulada por el Gobierno. Bueno, pero también está la versión guiada, más baratera, ¿no?

Si es más barata, digo yo, será por algo. En una gigante editorial, este tipo de «guía» podría servir como primer filtro, redirigiendo una investigación (o, por qué no, seamos maliciosos, al nombre de un investigador, de una universidad o de un equipo) a publicaciones menos prestigiosas. Esto no es una cuestión baladí ya que dicho prestigio es importante para obtener dinero y seguir publicando.

Si no hay dinero para invertir en ciencia, no hay prestigio, lo que hace que haya menos dinero aún

Actualmente, el dichoso factor de impacto y la inversión que se realiza en ciencia son valores directamente relacionados. De la misma manera, vemos la pescadilla que se muerde la cola: si no hay dinero para invertir en ciencia, no hay prestigio, lo que hace que haya menos dinero. Este modelo simplista nos habla de un futuro nada halagüeño en el que un elitismo científico dirigido por las editoriales científicas (cosa que no es nueva, y que es parte de la crisis actual) se verá recrudecido.

En otras palabras, este movimiento por parte de Springer Nature bien puede convertirse en justo lo contrario a lo que el espíritu open access aspiraba: en vez de promover una ciencia más abierta, ética e igualadora, podría malversarse para volver aún más violentas las actitudes perniciosas que han viciado la ciencia actual. Y todo, como ocurre con las cosas más tristes de este planeta, con la excusa de hacer un bien llevada por bandera. Ojalá me equivoque.

¿De dónde saco un tema para escribir?

Herramientas para encontrar la temática perfecta

Muchas veces me preguntan:

“¿De verdad tienes temas para escribir todos los días?”. 

Y lo cierto es que sí.

divulgación científica

Publica o Muere

Tras un fin de semana lleno de emociones, con un satélite cayendo sobre nuestras cabezas mientras los neutrinos se peleaban por llegar los primeros y los chicos de Amazings se lo pasaban pipa en Bilbao,  he decidido, inocente de mí, alejarme un poco de todo esto y escribir sobre un tema un tanto peliagudo.

peer review

Para los que no lo sepan, el “Peer Review”, o revisión por pares, es el proceso por el cual un documento o “paper” es revisado por un comité elegido por el editor de la revista o publicación a la que se ha mandado para que se publique.

Sigue leyendo